Skip to main content
AYUDA

VERIFIQUE LA PRESIÓN DE AIRE EN FRÍO EN TODAS SUS LLANTAS, INCLUIDA LA DE REFACCIÓN, CUANDO MENOS UNA VEZ AL MES.

No mantener la presión correcta de las llantas puede dar como resultado un manejo inadecuado de su vehículo y puede causar un desgaste rápido e irregular de las llantas, una repentina destrucción de la llanta, una pérdida de control del vehículo y lesiones personales graves. Por lo tanto, la presión de las llantas debe verificarse cuando menos una vez al mes y siempre antes de hacer un viaje en el que se recorran largas distancias. Esto aplica a todas las llantas, incluidas las de tipo sellante y las llantas de auto soporte.

FALTA DE AIRE.

Es imposible determinar si las llantas están infladas correctamente con tan solo verlas. Es casi imposible “sentir o escuchar” cuando una llanta se está rodando sin la suficiente cantidad de aire o casi ponchada. Las llantas se deben verificar mensualmente con un manómetro para llantas. La presión de las llantas se debe verificar cuando están frías, en otras palabras, antes de conducir su vehículo. Conducir, incluso una corta distancia, causa que las llantas se calienten y que la presión del aire aumente.

Verificación de la presión cuando las llantas están calientes:
Si se mide la presión después de haber conducido el vehículo durante más de tres minutos o más de una milla (1.6 km), las llantas estarán calientes y la presión aumentará en aproximadamente 4 psi. Por lo tanto, cuando la presión de las llantas se ajuste bajo estas condiciones, esta deberá aumentarse a una lectura de manómetro de 4 psi más que la presión del aire en frío recomendada.

SISTEMAS DE MONITOREO DE PRESIÓN DE LLANTAS (SMPL):

 Su vehículo puede estar equipado con un sistema de monitoreo de presión de llantas (SMPL) diseñado para controlar la presión de las llantas montadas en el vehículo, mismo que envía una señal al conductor si la presión de las llantas cae por debajo de un nivel predeterminado. Un SMPL no debe reemplazar las verificaciones manuales de la presión para las cuatro (4) llantas y la de refacción. Le recomendamos verificar y supervisar manualmente la presión de sus llantas con un manómetro. Sus llantas deben tener la presión recomendada por el fabricante del vehículo. Esta información puede encontrarse en el manual del propietario del vehículo y a menudo en una etiqueta pegada en la jamba de la puerta del vehículo, dentro de la tapa del combustible o en la puerta de la guantera. Si tiene una llanta de mayor tamaño que requiere una mayor presión de aire, será necesario recalibrar el sistema de monitoreo de presión de llantas para que se ajuste a la nuevas presiones de inflado. Consulte a su distribuidor/instalador de llantas de mayor tamaño para conocer cuál es la presión de inflado adecuada. Se recomienda comprobar la presión de aire una vez al mes y siempre antes de hacer un viaje en el que se recorran largas distancias. Si tiene una llanta de refacción de tamaño normal o una mini, asegúrese de que se encuentre también adecuadamente inflada. Si el SMPL genera un monitoreo o señales incorrectas, le recomendamos consultar el manual del propietario que le proporcionaron con su vehículo y darle seguimiento con el fabricante del mismo.

REVISE SUS LLANTAS, NO CONDUZCA CON LLANTAS O RUEDAS DAÑADAS.

PELIGROS
Objetos en la carretera, tales como baches, vidrio, metal, piedras, madera, escombros y similares, pueden dañar una llanta y deben evitarse de forma segura. Un inevitable contacto con esos objetos requerirá una inspección minuciosa de la llanta. En el momento en que vea algún daño en las llantas o ruedas, reemplácela con la de refacción y visite inmediatamente a cualquier distribuidor de llantas BFGoodrich ®.

DAÑO POR IMPACTO
Una llanta dañada por un peligro en la carretera (bordes, baches, escombros) puede estar afectada pero no necesariamente tiene señales visibles de daños en su superficie. Una llanta dañada por un impacto puede presentar una falla repentina un día, una semana o incluso meses más tarde. Tal vez no recuerde haber golpeado un objeto que haya dañado o afectado su llanta. Una pérdida de aire, un desgaste inusual de las llantas, un desgaste localizado o vibraciones pueden indicar también que existe un daño interno en la llanta.

Si sospecha que su llanta o rueda se dañó debido a algún impacto con un borde, bache o escombro en la carretera o cualquier otro peligro en ella, o si siente o escucha cualquier vibración inusual, reemplace la llanta con la de refacción adecuadamente inflada e inmediatamente visite a cualquier técnico de llantas calificado.

Siempre verifique que no haya bultos, grietas, cortes, penetraciones y desgaste anormal en sus llantas, especialmente en los bordes de la banda de rodamiento, mismos que se pueden deber a una desalineación o a una falta de aire en la llanta. Si encuentra alguno de estos daños, cualquier distribuidor de neumáticos BFGoodrich® debe inspeccionar la llanta de inmediato. Rodar una llanta dañada podría resultar en la destrucción de la misma.

BARRA DE DESGASTE.

Las llantas BFGoodrich® contienen “Barras de desgaste en las acanaladuras de la banda de rodamiento de la llanta que muestran cuando quedan solamente 2/32 de pulgada (1.6 mm) de banda de rodamiento. En ese momento, usted debe reemplazar sus llantas. Las llantas que tienen un desgaste mayor al indicado anteriormente son extremadamente peligrosas.

NO SOBRECARGUE SU VEHÍCULO – CONDUCIR CON LLANTAS QUE CARGAN UN SOBREPESO ES PELIGROSO

La clasificación de cantidad de peso máxima que puede cargar sus llantas se indica en la pared de la llanta. No exceda esta clasificación asignada. Siga las instrucciones de carga del fabricante de su vehículo y esto garantizará que las llantas no se sobrecarguen. Las llantas que llevan una carga mayor a la cantidad de carga máxima permitida para la aplicación en particular acumularán calor excesivo que puede resultar en una repentina destrucción de la llanta. No exceda la clasificación de peso bruta por eje para ninguno de los ejes en su vehículo.

LA ALINEACIÓN Y EL BALANCEO DE LAS RUEDAS SON IMPORTANTES PARA SU SEGURIDAD Y UN MÁXIMO KILOMETRAJE DE SUS LLANTAS.

VERIFIQUE CÓMO SE VAN DESGASTANDO SUS LLANTAS CUANDO MENOS UNA VEZ AL MES
Si sus llantas se están gastando de forma desigual, por ejemplo el reborde interior de la llanta se está desgastando más rápido que el resto de la banda de rodamiento, o si detecta una vibración excesiva, puede ser que a su vehículo le haga falta alineación o balanceo. Estas condiciones no sólo reducirán la vida útil de sus llantas, sino que también afectarán el manejo de su vehículo, lo cual podría ser peligroso. Si detecta un desgaste irregular o vibraciones, haga que le verifiquen inmediatamente la alineación y el balanceo de su vehículo. Las llantas que han sido rodadas sin la suficiente presión de aire, mostrarán más desgaste en el reborde interno que en el centro de la banda de rodamiento.

ROTACIÓN Y BALANCEO.

Para obtener el desgaste máximo de las llantas, puede ser necesario rotarlas. Consulte el manual del propietario del vehículo para obtener instrucciones sobre la rotación de llantas. Si no cuenta con el manual de su vehículo, BFGoodrich® recomienda rotar las llantas cada 10.000 a 12.000 km. Se recomienda una inspección mensual del desgaste de la llanta. Sus llantas se deben rotar a la primera señal de desgaste irregular, incluso si sucede antes de 10.000 km. Esto se aplica para todos los vehículos.

Cuando haga la rotación de llantas con un patrón de banda de rodamiento direccional, observe las flechas moldeadas en la pared lateral que muestran la dirección en la que la llanta debe rodar. Debe tenerse cuidado para conservar la dirección de rodamiento adecuado. Determine si las llantas rotadas requieren ajuste en la presión de aire, ya que dicha presión puede variar si la llanta se encuentra en la parte delantera o trasera, de acuerdo con las especificaciones del fabricante del vehículo debido a la carga real que recibe la rueda en esa posición. Varios vehículos pueden tener llantas de diferentes tamaños montadas en los ejes trasero y delantero y estas llantas de diferentes tamaños tienen restricciones de rotación. Siempre verifique el manual del propietario de su vehículo para conocer cuáles son las recomendaciones de rotación adecuadas.

LLANTA DE REFACCIÓN DE TAMAÑO COMPLETO

Las llantas de refacción de tamaño completo (refacciones no temporales) del mismo tamaño y construcción deben utilizarse en una rotación de cinco llantas. Compruebe siempre la presión de inflado de la refacción antes de incluirla en la rotación. Siga el patrón recomendado por el fabricante del vehículo para la rotación, o si no está disponible, consulte a un técnico de llantas calificado.

REEMPLAZO DE DOS LLANTAS
Se recomienda que las cuatro llantas se sustituyan al mismo tiempo. Sin embargo, cuando se reemplazan sólo dos llantas, las nuevas deberán ser montadas en la parte posterior. Las llantas nuevas, con la banda de rodamiento más profunda, pueden proporcionar mejor evacuación de agua y mejor agarre en húmedo, en condiciones de manejo en piso mojado.

ALTERACIONES DE LAS LLANTAS

No haga ni permita que le hagan modificaciones en sus llantas. Estas modificaciones pueden impedir el funcionamiento normal de las mismas, lo cual puede dañarlas y provocar así un accidente. Las llantas que se tornan inservibles debido a alteraciones como rectificaciones, rebordes blancos retroaplicados, adición de líquidos de equilibrio o sellado o el uso de renovadores de caucho con destilados del petróleo quedan excluidas de la cobertura bajo la garantía.

REPARACIONES: EN DONDE SEA POSIBLE, VISITE UN DISTRIBUIDOR DE LLANTAS BFGOODRICH® INMEDIATAMENTE

Si una llanta BFGoodrich® sufre una perforación, haga que le desmonten la llanta y que sea inspeccionada a fondo por un distribuidor de llantas BFGoodrich®, con el fin de comprobar cualquier daño que pudiera haberse producido.

Una perforación en la zona de la banda de rodamiento de cualquier llanta BFGoodrich® para vehículos de pasajeros o camiones ligeros se puede reparar siempre que el agujero tenga un diámetro inferior a 1/4 de pulgada, que no haya sufrido daños más allá de una capa radial por carcasa, y que la llanta no haya sufrido mayores daños por el objeto que ha provocado la perforación o debido a haber conducido sin la presión suficiente de aire en la llanta. Las perforaciones de llantas que coincidan con lo anterior se pueden reparar siguiendo los procedimientos de reparación recomendados por la Rubber Manufacturers Association (RMA). Si el alcance de los daños supera lo descrito anteriormente, será preciso reemplazar la llanta.

REPARACIÓN DE LLANTAS

Las reparaciones de todas las llantas deben hacerse con una combinación de un tapón y un parche interior. Las reparaciones en donde solo se usa el tapón no son apropiadas. Una llanta debe ser retirada del rin y se debe inspeccionar antes de proceder con su reparación. Cualquier reparación que se le haga a la llanta sin haberla desmontado del rin es inadecuada. Una reparación que no haya sido adecuada puede causarle un daño mayor a la llanta, ya sea que permita que el aire se salga o que entre aire, humedad y contaminantes a la estructura de la llanta. Una llanta reparada deficientemente puede presentar problemas posteriormente. Nunca repare una llanta que tenga una banda de rodamiento de menos de 2/32 de una pulgada. Si la banda de rodamiento tiene esta profundidad, la llanta ya está desgastada y debe ser reemplazada. Por este motivo, siempre deben guardarse las llantas en un lugar cubierto, fresco, seco y limpio. En caso de que el almacenaje se prolongue durante un mes o más, elimine el peso que deben soportar las llantas elevando el vehículo o retirando las llantas del mismo. El almacenaje de las llantas que se haga sin seguir estas instrucciones podría dañarlas o provocar su envejecimiento prematuro, con el riesgo de que se produzca un fallo repentino de la llanta.

VIDA DE SERVICIO PARA AUTOMÓVILES DE PASAJEROS Y CAMIONETAS, INCLUIDAS LAS LLANTAS DE REFACCIÓN

La siguiente recomendación se aplica a las llantas de los automóviles de pasajeros y camionetas. Las llantas están formadas por varios tipos de materiales y compuestos de caucho que tienen propiedades de rendimiento esenciales para el buen funcionamiento de la llanta en sí misma. Estas propiedades de los componentes evolucionan con el tiempo. Para cada llanta, esta evolución depende de muchos factores como el clima, las condiciones de almacenamiento y condiciones de uso (carga, velocidad, presión de inflado, mantenimiento, etc.) a las que está sometida la llanta a lo largo de su vida. Esta evolución relacionada con el servicio varía ampliamente, por lo que no es posible predecir con exactitud y de antemano la vida útil de cualquier llanta en específico. Es por eso que además de inspecciones periódicas y el mantenimiento de la presión del aire por parte de los consumidores, se recomienda programar una inspección periódica de las llantas para automóviles de pasajeros y para camionetas, incluidas las llantas de refacción, por un especialista en llantas calificado, como un distribuidor de llantas, que evaluará la idoneidad del neumático para un servicio continuo. Las llantas que se han usado durante cinco años o más deben seguir siendo inspeccionadas por un especialista cuando menos una vez al año. Se recomienda ampliamente a los consumidores tener en cuenta no sólo la condición visual de sus llantas y la presión del aire, sino también cualquier cambio en el rendimiento dinámico, por ejemplo, una mayor pérdida de aire, ruido o vibraciones, que podrían ser una indicación de que las llantas deben ser retiradas del vehículo a fin de evitar una falla en la llanta.